La asociación de industrias agroalimentarias CONSEBRO ofrece estudios gratuitos para el ahorro en la factura eléctrica

La organización empresarial se alía con la distribuidora eléctrica SunAir One Energy para “contribuir a la competitividad de los negocios” del Valle del Ebro.

CONSEBRO, la asociación de industrias alimentarias del Valle del Ebro, proporcionará un plan de ahorro energético gratuito para los miembros de la entidad que lo soliciten gracias a un convenio con la eléctrica SunAir One Energy. Según el acuerdo, la distribuidora realizará un estudio personalizado con una estimación del ahorro energético que las empresas de CONSEBRO podrían obtener si compraran la electricidad directamente, a precio de coste, a través de SunAir One Energy, que actuaría como su representante ante el mercado oficial. SunAir One Energy calcula que, con esta fórmula, las empresas pueden ahorrar entre el 8% y el 25% de la factura eléctrica. El secretario general de CONSEBRO, José Ignacio Calleja, asegura que el convenio con SunAir One Energy cumple con la finalidad de “apoyar a las empresas” y “contribuir a la competitividad de la industria agroalimentaria del Valle del Ebro”.

Los asociados que contraten la energía a través de SunAir One recibirán una factura transparente, que diferencia claramente el coste de la energía y los honorarios de la compañía. Además del estudio sobre el potencial ahorro energético, el convenio entre CONSEBRO y SunAir One también incluye un descuento del 10% de los honorarios de gestión, una oferta negociada por la organización empresarial y que amplía todavía más las ventajas para sus asociados. En este sentido, el presidente de SunAir One Energy, Antonio Sánchez López, subraya que la compañía concibe su papel “como el de un pártner, más que como un simple proveedor”. SunAir One Energy “ahorra el coste opaco de los intermediarios tradicionales”, añade.

CONSEBRO es el máximo representante del sector agroalimentario del Valle del Ebro, con 119 empresas asociadas. Se trata de sociedades principalmente situadas en Navarra, La Rioja y Aragón, aunque también hay asociados en otras comunidades como Cantabria y Castilla y León. Las empresas socias están fundamentalmente dedicadas a la industria de transformados vegetales (conserveras, congeladoras), el aceite, las bebidas, los productos cárnicos, el pescado, los lácteos, los piensos y la molinería. Estas empresas están situadas a lo largo de los 900 km de longitud del Ebro y en los 40.000 km2 de superficie situada bajo la influencia del río.